Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Anastasia S. Knox
Sáb Abr 05, 2014 4:00 pm por Ammber Townsend

» Annie's Relationships
Sáb Abr 05, 2014 3:35 pm por Anastasia S. Knox

» Daryl Blackfield
Sáb Abr 05, 2014 10:24 am por Ammber Townsend

» {#} Registro de Pb
Sáb Abr 05, 2014 10:23 am por Ammber Townsend

» Test de Daryl
Sáb Abr 05, 2014 10:11 am por Ammber Townsend

» Test de Crowley
Vie Abr 04, 2014 9:26 pm por Anthony Mounier

» Test de Aptitud (Anastasia)
Miér Mar 26, 2014 11:37 pm por Ammber Townsend

» Test de aptitud de Mishka Snight
Miér Mar 26, 2014 10:42 pm por Ammber Townsend

» ID Mounier sin terminar
Miér Mar 26, 2014 8:30 pm por Anthony Mounier

Foro rol Instituto MisteryPhotobucketFatefulThewalkingdeadrolthe game is onTA

¿Quién dice que un erudito no puede divertirse? - { Ayra }

Ir abajo

¿Quién dice que un erudito no puede divertirse? - { Ayra }

Mensaje por Marcus Ivanhor el Miér Mayo 29, 2013 4:53 am

Fin de semana, la noche apenas comienza y allí voy camino a Chicago, dispuesto a olvidar el trabajo con algo de alcohol en sangre.
Si, no es algo común entre los míos, pero mis raíces de intrepidez han hecho de mí un espécimen de otro tipo. No soy como el resto de mi facción, en mi hay un intrépido nato encerrado buscando respuestas de algo más en este mundo, algo que me explique el por qué del origen de estos grupos dedicados a limitarnos a ser solo una cosa.
Camino despreocupado con las manos en los bolsillos de mi pantalón y silbando bajo, las calles de Chicago no tienen una gran iluminación pero rápidamente puedo divisar unos cuantos letreros luminosos, lo que indica la zona nocturna y comercial de la ciudad. Habría seguramente algún lugar en donde beber algo y quizás acabar conociendo alguna belleza desconocida que pudiera hacerme olvidar de las obligaciones que me esperaban durante la semana siguiente.
Entré al que más apropiado me pareció, uno que llamó mi atención, de un aspecto algo más fresco y relajado, no tan vicioso como otros que había y que quizás en otra situación y con más dinero en mis bolsillos visitaría. Esa vez, solo dejaría que todo fluyera, después de todo hacía mucho tiempo que no me permitía flaquear. Esa noche... solo dejaría la vida pasar, sin preocuparme de las consecuencias. ¿Era eso posible para alguien que acostumbraba a pensar cada momento, cada paso y cada decisión de su vida? Ya veremos...
Me acerqué a la barra, observando lo que me rodeaba: Estaba llenó de señoritas y jóvenes, algunos ni podía definir de qué facciones eran pues la iluminación allí era incluso peor que en las calles, solo que en ese caso era a propósito. Me parecía adecuado, odiaba el hecho de no encontrar misterios, de saber de dónde era cada quien que se me presentaba enfrente. ¿Dónde quedaba el misterio, el secreto personal? Uf... Inmediatamente mi mirada se fijó en el público femenino, deseando planear una buena caza aquella noche. Una sonrisa ladina se dibujo en mi rostro mientras caminaba por allí, era el león enjaulado en mi interior el que deseaba desquitarse de todo, y no tenía control sobre eso. Con rapdez estudie el panorama, viendo cuántas mujeres había y analizando todo tipo de cosas: quiénes estaba coqueteando, quienes solas, quiénes acompañadas, etc. Una logró llamar mi atención, una que bailaba en solitario pero rodeada de gente, con un vaso en la mano. Parecía estar en su propio mundo, como si nadie que la rodeara en realidad existiera.
Tomé asiento en una mesa alta y pequeña de la esquina, hasta que una mesera se acercó a mi contoneando sus caderas y sonriendo con picardía. Suspiré antes de que llegara hasta mí; bien, al menos podía asegurarme una presa, pero no me agradaba del todo esa disponibilidad, ¿dónde estaba el reto? Quería algo... Difícil aquella noche. O quizás no, depende en qué estado terminara quizás acudiría a ella. Le pedí una bebida blanca y le guiñe un ojo, regalandole atención, y logrando asi ruborizarla.
No me malinterpreteís, no era mi intención infundirle falsas esperanzas, pero hoy solo quería dejarme ir. Porque, ¡oye! ¿Quien dice que un erudito no puede divertirse?


Última edición por Marcus Ivanhor el Miér Mayo 29, 2013 7:17 am, editado 3 veces

_________________

______________ _ _____________

Spoiler:
He oído que me llaman el chico malo, o que soy alguien con quien es difícil trabajar. Tal vez eso se deba a que no acepto estupideces de la gente
avatar
Marcus Ivanhor
Facción: Erudición
Facción: Erudición

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 21/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quién dice que un erudito no puede divertirse? - { Ayra }

Mensaje por Ayra Dixon el Miér Mayo 29, 2013 5:29 am

La noche era joven cuando terminé mi lectura diaria. Apoyé mi cabeza en una de mis manos, y suspiré. Esa era mi vida desde... Bueno, desde hacia demasiado tiempo. Necesitaba algo más, algo distinto. Pero, ¿qué?

Cuando me di cuenta, estaba en el departamento terminando de bañarme y preparandome para hacer algo que hacia rato no consideraba: Salir a bailar.
Ir hasta Chicago fue una tontería, me pasaba por allí a hacer ejercicio y tenía vistos varios pubs. Decidí entrar a uno al que nunca había ido.

Allí, la gente parecía no juzgar, todos se relacionaban sin fijarse quién era de dónde y bla bla bla. Ahora cierta adrenalina se apoderaba de mi, deseosa de mezclarme con ellos, de olvidar mi rutina, y de olvidarme quién era; solo por esa noche liberarme.

Salir sola no era algo que solía hacer, normalmente Sophie me acompañaba pero esos ataques de espontaneidad no me agarraban muy seguido, asi que allí estaba, arreglada y sola en un bar.

La noche, como dije, era joven. Tan joven que comencé a beber vodka como nunca en la vida, y casi no noté la euforia que me invadía. Muchachos que sacaron a bailar y en otra situación, una Ayra cotidiana se hubiera negado o los hubiera rechazado, pero allí estaba saltando y moviendome al compás de música, con mi cabello suelto yendo y viniendo y el cuerpo en movimiento deseando desprenderse. Era libre.

_________________

Spoiler:
avatar
Ayra Dixon
Facción: Erudición
Facción: Erudición

Sexo : Femenino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quién dice que un erudito no puede divertirse? - { Ayra }

Mensaje por Marcus Ivanhor el Miér Mayo 29, 2013 7:16 am

La camarera me trajo mi bebida, nuevamente flirteando solo con su mirada. Le sonreí, era guapa. Sin embargo, mi atención volvió a la joven que bailaba sola/acompañada.
Bebi un poco de mi trago mientras la observaba... Trague. Cielos, esto sí que quemaba.
Entonces, ella giró hasta quedar frente a mi, donde pude observarla con toda claridad bajo las luces de colores de aquel lugar, y... Pero, era Ayra! Vaya, vaya... Al parecer yo no era el único erudito que buscaba diversión aquella noche. Impresionante, no imaginaba nunca encontrarme con alguien de Sabiduría aquella noche, pero mucho menos con la joven a la que observaba casi siempre en la biblioteca. La vida era capaz de sorprenderte.
Y gratamente.
Bebí un poco más de mi bebida y con una sonrisa en los labios me acerqué hasta ella, haciendo molestar probblemente a aquellos que la rodeaban como si fueran buitres. A algunos incluso los corrí fortuitamente. Hasta que llegue frente a ella, y era increíble pero no dejaba de bailar, yo le era completamente indiferente. Me maravilló solo el hecho de verla mover la cabeza, y su cabello oscuro moviendose de aquí para alla, rebelde.
Tome su mano para quitarle de aquel sueño en el que parecía estar, y la hice girar como a una bailarina, hasta que abrió los ojos para encontrarse conmigo. Entonces le sonreí, mientras ella giraba hasta quedar nuevamente frente a mi, pero ahora mucho más cerca mío.
-Pequeña Ayra... -Dije, a modo de saludo y porque sabía que le molestaba que la llamara así. Mi mano soltó su muñeca para dirigirse a su cintura mientras con la otra seguía sosteniendo mi vaso. Al parecer ella estaba sorprendida igual que yo de verme ahí. -¿Qué haces una noche como esta en un lugar como este... sola? -Pregunté, acercandome a su oido ya que la música hacia algo dificil la conversación. No podía negar que de todos quien podría haberme cruzado en aquel lugar, en Ayra es en quien menos había pensando, y casi no podía creer lo diferente que se veia la mujer que tenia entre los brazos a aquella a la que veía practicamente cotidianamente en Sabiduría. Sus ojos azules al cruzarse con los míos me incendiaron, es que ella tenía esa capacidad.

_________________

______________ _ _____________

Spoiler:
He oído que me llaman el chico malo, o que soy alguien con quien es difícil trabajar. Tal vez eso se deba a que no acepto estupideces de la gente
avatar
Marcus Ivanhor
Facción: Erudición
Facción: Erudición

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 21/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quién dice que un erudito no puede divertirse? - { Ayra }

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.